Conocemos el beneficio de los alimentos fermentados desde el siglo XIX 

SALUD INTESTINAL

PROBIÓTICOS Y PREBIÓTICOS

Se define un probiótico como “un microorganismo vivo que, cuando se administra en las cantidades adecuadas, confiere un beneficio a la salud del consumidor”. Conocemos el beneficio de los alimentos fermentados desde el siglo XIX, pero no es hasta finales de S.XX, cuando se empiezan a hacer estudios clínicos que constatan le utilidad terapéutica de los probióticos.

En principio, cualquier componente de la microbiota saprofita podría ser candidato para convertirse en probiótico, ya que todos ellos participan potencialmente en los beneficios que se otorga el conjunto. Sin embargo, en la práctica muchos probióticos proceden de fermentos utilizados tradicionalmente en la fermentación de alimentos, y pertenecen fundamentalmente a dos especies bacterianas: Lactobacillus y Bifidobacterium. Por otra parte, se también se utilizan como probióticos con probada eficacia más inmunitaria, cepas apatógenas de Escherichia coli y Entecococcus faecalis.

Respecto a los prebióticos, se denomina así a compuestos no digeribles de la dieta, que apenas se transforman ni se absorben a su paso por el tracto gastrointestinal, hasta que llegan al intestino grueso, donde las bacterias del colon, contribuyen a su metabolismo y fermentación, produciendo grandes cantidades de beneficiosos ácidos grasos de cadena corta (especialmente butirato) que modulan inflamación y estimulan el crecimiento y la actividad de la microbiota autóctona, redundando finalmente en un beneficio para la salud.

¿Quieres saber más sobre salud intestinal?

Link to: Diagnóstico de disbiosisLink to: DisbiosisLink to: Eje intestino-cerebroLink to: Grupos funcionales de la microbiota
Link to: Hongos y levaduras: CandidaLink to: Microbiota e inflamaciónLink to: Microbiota intestinalLink to: Microbiota y sensibilidad alimentaria
Link to: Patologías asociadasLink to: Permeabilidad intestinalLink to: Probióticos y prebióticosLink to: Sistema inmune de mucosas