Cuando Candida se vuelve patógena, produce infecciones fúngicas que se van manifestar en nuestro organismo

SALUD INTESTINAL

HONGOS Y LEVADURAS: CANDIDA

Cándida albicans es saprofito (en piel y mucosas) y tiene un carácter dimórfico (o difásico).

Esto quiere decir que es un organismo propio de la microbiota intestinal (también se encuentran en la piel y el resto de las mucosas del organismo) en su forma de levadura y se alimenta de los hidratos de carbono, (con predilección por la sacarosa).

Bajo determinadas circunstancias (disbiosis, cambios del pH, dietas ricas en carbohidratos, etc), cambia de forma y puede formar clamidosporas (tipo de espora asexual) y pseudohifas comportándose entonces como un microorganismo patógeno. De lo expuesto se deduce que es un organismo oportunista que precisa de unas condiciones específicas de carácter sistémico y local para su desarrollo.

Cuando Candida se vuelve patógena, produce infecciones fúngicas que se van manifestar en nuestro organismo, de forma general (candidiasis en piel o mucosas) o de forma más específica por ejemplo en la boca (muguet, queilitis angular, etc), uñas (onixis y perionixis), mucosa intestinal (esófago o intestino), vulvo-vaginitis, balanitis, cistitis, etc.

Se estima que la población general es portadora asintomática de C. albicans en una proporción de hasta el 75%.

¿Quieres saber más sobre salud intestinal?

Link to: Diagnóstico de disbiosisLink to: DisbiosisLink to: Eje intestino-cerebroLink to: Grupos funcionales de la microbiota
Link to: Hongos y levaduras: CandidaLink to: Microbiota e inflamaciónLink to: Microbiota intestinalLink to: Microbiota y sensibilidad alimentaria
Link to: Patologías asociadasLink to: Permeabilidad intestinalLink to: Probióticos y prebióticosLink to: Sistema inmune de mucosas