Cansancio continuo, dolor constante, incapacidad para ejercer un trabajo o mantener relaciones sociales «normales». Así es el día a día de las personas que padecen Síndrome de Fatiga Crónica

¿Cuándo podemos ayudarte?

Fibromialgia y síndrome de fatiga crónica

Cansancio continuo, dolor constante, incapacidad para ejercer un trabajo o mantener relaciones sociales «normales». Con algunos matices diferenciales, así es el día a día de las personas que padecen Fibromialgia o encefalomielitis miálgica también conocida con el nombre de Síndrome de Fatiga Crónica.

Otros síntomas son las jaquecas, los problemas cognitivos y de memoria, dolores inexplicados o trastornos digestivos. Pero el más representativo es sin duda el cansancio, que no remite nunca. La situación empeora con el deporte y no mejora con el descanso.

¿Qué subyace en esas patologías?

  • Alteración en los neurotransmisores del dolor

La serotonina es deficitaria en la mayoría de ellos, como consecuencia presentan: alteración de la inhibición del dolor (hiperalgesia a estímulos mecánicos), sueño no reparador y alteraciones psicológicas. Los niveles sistémicos de Sustancia P, neurotransmisor del dolor, están aumentados. También están alterados otros neurotransmisores cómo la dopamina, endorfinas…

  • Alteraciones neuroendocrinas

Mala respuesta de las glándulas suprarrenales frente al estrés, la liberación de corticoides está disminuida. Déficit de liberación nocturna de somatomedina C, lo que limita la capacidad de la GH (hormona de crecimiento) para reparar los microtraumatismos musculares fisiológicos.

  • Alteraciones del ritmo del sueño

Estos pacientes no llegan a la fase IV del sueño no REM, que es el estado más profundo y reparador del sueño.

  • Alteraciones psicológicas

Los pacientes presentan un alto nivel de ansiedad y depresión, lo que es habitual en cualquier persona con dolor crónico.

  • Alteraciones musculares

Evidencias clínicas parecen indicar que el músculo es el «órgano diana» en la FBM.

Los pacientes tienen dificultades para desarrollar un ejercicio intenso, que exacerba el dolor, también presentan disminución de la fuerza, de la resistencia y trastornos en la relajación muscular.

  • Alteraciones de la microbiota

Los principales biomarcadores respecto a los sujetos sanos son un mayor número de Alistipes y de la familia Bacteroides, así como una menor cantidad de Akkermansia muciniphila y Faecalibacterium prausnitzii. Los científicos también han observado una curiosa correlación entre la gravedad de ciertos síntomas —dolor, cansancio y merma de la motivación—y la abundancia de determinadas bacterias y alteración de las vías metabólicas asociadas a la disbiosis de las personas con FM/SFC.

¿Quieres saber cuándo podemos ayudarte?

Link to: AlergiasLink to: Autismo, TEA y TDAHLink to: CandidiasisLink to: Colon irritable
Link to: DiarreaLink to: Eczemas y DermatitisLink to: Enfermedad inflamatoria intestinal crónica (Crohn, Colitis ulcerosa...)Link to: Estreñimiento
Link to: Fibromialgia y Sindrome de fatiga crónicaLink to: GasesLink to: Infecciones de repeticiónLink to: Intolerancia alimentaria
Link to: MigrañasLink to: SIBOLink to: Otras Patologías