Candida, un enemigo pagado

Candida es un microorganismo OPORTUNISTA que precisa de unas condiciones específicas de carácter general y local para su desarrollo y patogenicidad

Datos generales

El género Candida fue descrito por primera vez en 1923, e incluye alrededor de 150 especies distintas; sin embargo, solo unas pocas causan infección en el ser humano. De todas ellas, C. albicans es sin duda, la más significativa por su relevancia en clínica, seguida por C. tropicalis y C. glabrata.

Candida en su forma levaduriforme vive normalmente en nuestra piel y mucosas, colonizando también el intestino, donde contribuye a la digestión de los hidratos de carbono. En determinadas circunstancias, se desarrolla, crece y cambia morfológicamente. Empieza a emitir unas hifas, convirtiéndose en la forma miceliana con capacidad de infectar. Candida es un organismo OPORTUNISTA que precisa de unas condiciones específicas de carácter general y local para su desarrollo.

Son sinónimos de candidiasis, términos como candidosis, moniliasis y oidiomycosis.

 

Curiosidades estadísticas

Datos epidemiológicos de la Candida que llaman la atención:

  • El 75% de las mujeres sanas tendrán un episodio de candidiasis durante su vida. De éstas, un 20% sufrirán un episodio posterior
  • El 90% de las infecciones genitales en la mujer son candidiasis.
  • El 90% de las candidiasis se deben a Candida albicans.
  • Entre el 5 y el 20% de las mujeres sanas son portadoras de Candidas.
  • Es más común que aparezca la candidiasis en la edad fértil de la mujer.
  • Padecen una candidiasis el 30% de las mujeres embarazadas.
  • La candidiasis es ocho veces más frecuente en las mujeres que en los hombres.
  • En el 98% de pacientes con candidiasis vaginal, está demostrado que coexiste el sobrecrecimiento de Candida en la mucosa intestinal, actuando como reservorio de las futuras infecciones de repetición.
  • El 80% – 90% de los pacientes con SIDA padecerán una candidiasis.
  • El 50% de los enfermos oncológicos tratados con radioterapia y el 70% de los tratados con quimioterapia, presentan candidiasis orales.

 

Factores predisponentes

  • Disbiosis, es especialmente relevante la pérdida de Lactobacillus H2O2, de Enterococos y de Akkermansia
  • Dieta rica en hidratos de carbono de absorción rápida, azúcares, refinados, procesados, etc.
  • Algunos fármacos, antibióticos, corticoides, anticonceptivos, AINES y el uso excesivo de elixires antisépticos o los colutorios
  • La disminución de secreciones digestivas: ácido clorhídrico, sales biliares, enzimas pancreáticos, etc.
  • El estrés
  • Cambios del pH del medio intestinal
  • Patología endocrina: diabetes, hipotiroidismo, hiperparatiroidismo y deficiencias de las glándulas suprarrenales
  • Cáncer, secundario a radioterapia y quimioterapia
  • Estados de inmunodepresión
  • Embarazo y lactancia
  • Menstruación
  • Exceso de metales pesados

 

¿Por qué nos hace daño?

Candida en su forma miceliana (patógena) sintetiza más de 80 sustancias tóxicas, que actúan sobre los procesos bioquímicos y enzimáticos, y producen irritación, inflamación y alteración de las respuestas inmunitarias.

  • Ácido tartárico, responsable de síntomas digestivos, mialgias, artralgias y compromiso funcional renal.
  • Arabinosa, bloquea la acción de algunos enzimas y puede ser responsable de cuadros autoinmunes.
  • Acetaldehído, acción tóxica similar al alcohol, bloqueo de neurotransmisores y de adrenalina, bloqueo de DAO favoreciendo histaminosis, bloqueo de enzimas metabólicos, destruye la vitamina B6, es prooxidante, etc.
  • Fosfolipasas, enzimas que actúan destruyen los fosfolípidos de la membrana de las células de las mucosas.
  • Sustancias “hormona-like” que interfieren la función endocrina normal.
  • Indol, que degrada el triptófano, bloqueando la ruta serotoninérgica. Se comporta también como un tóxico vasoactivo.

 

Síntomas clínicos

  • Síntomas generales

Cansancio crónico, dolor de cabeza, distensión abdominal, gases, diarreas y/o estreñimiento, aumento ventosidades normalmente poco olorosas, intolerancias alimentarias, acidez/ardor, dolores músculo-articulares, retención de líquidos, cambios de humor (con tendencia a la irritabilidad y depresión), exceso de mucosidad (sobre todo vaginal), alteraciones menstruales y aumento de la sensibilidad a productos químicos (limpiadores, ambientadores…) y compulsión por comer hidratos de carbono (azúcar, dulces, chocolate, pasta, pan, etc)

  • Síntomas específicos
    • Nerviosos: tendencia a la depresión, ansiedad, irritabilidad, intolerancia al estrés, etc.
    • Endocrinos: síndrome hiperestrogénico relativo, prevalencia en paciente diabético, favorece hipotiroidismo
    • Hepáticos: sobrecarga funcional
    • Inmunitarios: comprometiendo la respuesta local y sistémica
    • Alteración de la permeabilidad intestinal: malabsorción de nutrientes, intolerancias alimentarias, sensibilidad alimentaria, inflamación, etc.
  • Formas de presentación

Las principales mucosas en las que Candida se comporta como patógena son vulvovaginal, oral, genitourinaria e intestinal. De forma secundaria también puede afectar a la piel, uñas, esófago, glande, perianal, etc.

 

Tratamiento

Frente a las candidiasis, ha de hacerse un planteamiento terapéutico global e integrativo, de la infección, factores predisponentes y consecuencias clínicas individuales. Para ello plantearemos un abordaje múltiple con modificaciones de la dieta, antifúngicos alopáticos o fitoterápicos, probióticos y prebióticos, micoterapia, soporte funcional hepático, abordaje de la alteración de permeabilidad, ozonoterapia, etc.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *